Connect with us

Policiaca

Por asfixia murieron integrantes de la familia Farid Toscano

Published

on

OMAR VÁZQUEZ VALENCIA
Minatitlán. Por asfixia fue la causa de muerte que arrojaron los estudios practicados a los cuerpos de la familia Farid Toscano, de lo que la autoridad presume el autor material fue Jibraham Farid, en medio de lo que se refuerza como un arranque de ira bajo una probable sobredosis de droga, cegando la existencia de su esposa e hijo, para después suicidarse.

En tanto la vivienda asentada en la calle Manuel Peña y Jorge H. Acosta, del fraccionamiento “Soto Innes” quedó clausurada y a disposición de la autoridad ministerial que continuaba con las pesquisas del caso que podría ser considerado como un feminicidio, sin dejar de lado el homicidio del menor, hijo de ambos, de un año de vida, de quien se estableció la causa de muerte por inhalación de monóxido de carbono, dado al humo que se encerró en la habitación, ante el incendio del lugar.

DESCARTAN ROBO O ESCENA DE VIOLENCIA

Fuentes policíacas, han descartado la escena como un hecho de robo, pues ninguna de las cerraduras estaba forzada y, además, aparentemente todo se encontraba en orden y no hacía falta ningún objeto de valor.

Se confirmó que Gretel, de profesión ingeniero y empleada de Petróleos Mexicanos (PEMEX) fue asfixiada con un “cincho” el que le quitó la vida en cuestión de minutos quedando el cuerpo sobre la cama de la habitación matrimonial.

No obstante, Jibraham, también tenía sujeto al cuello un “cincho” con lo que ahora se sabe actuó bajo el suicidio, descartándose que alguno de ellos haya permanecido maniatado o con otras señas de tortura.

La hipótesis de las autoridades se inclina que Farid, de 36 años, antes de privarse de la existencia, prendió fuego a la cama por lo que después, al suicidarse cayó al lado de su esposa e hijo sin que las llamas se propagaran, aunque generando quemaduras en las tres personas.

SE ENCONTRABAN EN ESTADO DE DESCOMPOSICIÓN

Gretel Toscano, de 37 años, fue recordada como una mujer ejemplar y madre de familia, destacada por su responsabilidad en el trabajo lo que encendió los “focos rojos” al faltar de manera sorpresiva a su fuente de empleo en la refinería “Lázaro Cárdenas”, el día viernes, iniciando así la búsqueda pues no contestaba el teléfono móvil.

Según la empleada doméstica los vio con vida el día jueves, fecha en la que se presentó a laborar al inmueble siendo esa la última ocasión que se tuvo noticias de la familia Farid Toscano.

Para los habitantes cercanos, eran común los gritos y desmanes perpetrados por Jibraham, a quien identificaron como asiduo consumidor de drogas, quien además daba mala vida a la profesionista.

Ante los antecedentes, familiares directos de Gretel, trataron de ubicarla desde el mismo viernes, al no darse respuesta favorable pidieron el apoyo de autoridades a través del 911, aproximándose una patrulla que no encontró mayor novedad.

Ante la desesperación y el historial de violencia intrafamiliar, consanguíneos de Gretel viajaron el sábado a Minatitlán, procedentes de la capital del estado, Xalapa, para entrar a la morada, dándose el hallazgo de los cuerpos con quemaduras y en estado de descomposición.

contador de visitas para web

error: Contenido protegido