Connect with us

Local

La gran responsabilidad y amor de maestras que son mamás.

Published

on

Danna Palmeros

Minatitlán, Ver.- Entre las diferentes profesiones en que las mujeres pueden desarrollarse, la de ser maestra es de las pocas que implica dar cuidados, amor y enseñanza a niños de muchas generaciones con el fin de crear en ellos a los adultos del futuro.

Cuando esta profesión viene de la mano con ser madre, las educadoras deben buscar el equilibrio adecuado para poder dedicar tiempo a su familia, y lo demandante que es la labor diaria y titánica de enseñar a un grupo de pequeños; situación que la maestra Ixchel López de la Cruz, docente del 2do grado de preescolar del Jardín De Niños Geppetto, ha cumplido desde hace 7 años.

“Si es un poco difícil, porque profesionalmente uno debe llevarse trabajo a su casa para poder planear las actividades de aquí de la escuela, si en casa debemos tener un equilibrio por las tardes cuando llegamos al trabajo y trato de estar con mi bebé que está aún pequeño, y ya más o menos calculando que su siesta es como a las 06:00 de la tarde, pues ya a esa hora aprovecho a hacer actividades que en corresponden para traer al día siguiente aquí a la escuela, pero si es un poco difícil tratar de balancear”

Explicó la licenciada en educación que, en su labor diaria al ser profesora y mamá, ha buscado inculcar conocimientos y valores a los niños que ha tenido la dicha de guiar, además de que, en las aulas, ha logrado aprender muchas bases que hoy en día aplica como mamá primeriza.

“No es porque yo denigre los demás trabajos, pero el ser maestra es una cuestión muy grande y muy importante, porque educas niños que no son tuyos, y a la vez te acostumbras a ellos y luego educas en casa a otros entonces si es así como de wow, a veces no entiende uno de dónde saca tanta paciencia, creo que eso es porque es nuestra vocación (…) No solamente yo, muchas de mis compañeras maestras y mamás no podemos ni creer cómo le hacemos, porque llegamos a trabajar con grupos de hasta 21 niños, y todavía llegar a la casa con un niño o más niños y a veces se queda uno así como de dónde saca uno las energías, las ganas y la paciencia”.

Teniendo como principal motor a su pequeño de 3 años, la docente Ixchel López asegura que el rol de la madre como maestra es uno de los que han tenido un impacto profundo y definitivo en la sociedad, y pese a los esfuerzos y retos diarios a los que se enfrenta, hay veces que necesita del cariño de su pequeño quien la motiva a seguir adelante.

“A veces me he llegado a sentir un poco triste porque siento que a lo mejor le estoy fallando a mi hijo por la cuestión que a veces le dedico un poquito más de tiempo a mi trabajo que a él, pero como él a veces dice – Te Amo-, eso es para mí como un plus, como la energía que uno necesita, esas palabras para no sentirse tan mal, son las palabras más sinceras, porque aparte de mi hijo, si aquí los niños te dicen te amo o hasta te confunden con la misma mamá, uno se siente que está haciendo las cosas bien y se siente bien bonito”.

Así como la maestra Ixchel López de la Cruz, decenas de docentes dedican todo su esfuerzo para llenar de enseñanza a decenas de niños, buscando mantener un equilibrio adecuado entre ser madres y profesionistas, tratando de dejar huella en los futuros profesionistas.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

contador de visitas para web

error: Contenido protegido