Síguenos

Regional

Irene creció con la Revolución Mexicana, es de Veracruz y una de las mujeres más longevas

Published

on

AGENCIAS

Irene Martínez es una de las mujeres más longevas del País, nació antes de la Revolución Mexicana y creció en medio del conflicto armado (1910-1917) que marcó su vida.

Todo el tiempo se ha dedicado al campo y al cuidado de sus animales en el rancho, es de las personas que sabe maniobrar el machete, hacía costura a mano y cocinaba con leña.

Vive en la localidad de El Salitral, municipio de Ignacio de la Llave, Veracruz; no conoce las enfermedades, nunca ha padecido diabetes, hipertensión ni alguna otra patología.

Su familia cree que tiene más de 120 años de edad, pero su acta de nacimiento se extravió hace varias décadas y en los libros más antiguos del Registro Civil no se encontraron datos de ella, por lo que le tuvieron que remplazar el documento con estimaciones y un número mucho menor que no corresponde al contexto.

Yesenia Martínez, bisnieta de Irene, afirma a XEU que el peso de más de un siglo solo le ha ocasionado el cansancio natural; sigue estando lúcida y con recuerdos intactos.

“Desde niña, desde que ya pudo andar siempre su mamá se la llevaba al campo, a arrancar zarza, a cortar caña, todo tipo de actividades del campo las sabe hacer”.

En sus memorias destaca la incursión de un familiar en la revuelta, las guerrillas de la época y la convivencia con los insurgentes.

“Donde ella vivía era puro monte, ahí llegaban los rebeldes a su casa, ella era sobrina de un rebelde de la Revolución Mexicana, ya era un pingo se le escapaba a su familia, se iba con los del gobierno se iba a de metiche.

Se la llevaron a la Mixtquilla cuando iban a rendirse los rebeldes, y que pues con ella nunca se metieron, no le hicieron maldades ni nada, los rebeldes asaltaban, para comer mataban animales y comían sin sal”.

Vecinos como Mariano Carmona han escuchado las anécdotas de Irene: “está tan lúcida que hasta se acuerda de lo que comía en su tiempo”.

“Le gusta mucho platicar del tema de la Revolución, lo que se vivió en ese tiempo, cuando le gente tenía miedo y andaban escondidos muchos de ellos”.

Su familia ya se extendió hasta la quinta generación; tuvo 12 hijos, seis de ellos aún con vida; 40 nietos; casi 90 bisnietos; cerca de 60 tataranietos; y seis cuadrinietos; en total suman más de 200 descendientes.

Actualmente vive acompañada de una nieta y una bisnieta quienes también se dedican al campo, a la crianza de gallinas y cerdos para mantenerse.

Irene es una sobreviviente del México del ayer; a lo largo de su existencia ha sido testigo de cómo la nación ha resurgido de los conflictos armados, se ha recuperado de las catástrofes naturales, se ha acoplado a los cambios políticos, culturales e ideológicos, y adecuado a la modernización en contraste con las grandes desigualdades.

contador de visitas para web