Connect with us

Local

Amor de hermanos, juntos hasta la muerte en medio de la soledad: la historia de Toño y José

Published

on

OMAR VÁZQUEZ VALENCIA

Cosoleacaque. El cuerpo de don José, un hombre de 78 años parcialmente ha dejado de funcionar; órganos como pulmones, páncreas e hígado se han deteriorado junto a la precaria economía en la que vive junto a la asistencia incondicional de su hermano “Toño”.

Éste último, un hombre de la tercera edad que se gana la vida vendiendo frutas y verduras en la esquina del campo Cerro Alto, en Cosoleacaque, hoy, entre lágrimas fundidas por el dolor físico y moral, lanzan un grito de auxilio para unir esfuerzo y recibir la ayuda que tanto necesitan en medio de la hemodiálisis.

“Estoy lastimado de toda mi cadera, me están saliendo unos huecos allí en la sentadera, tengo dolor y comezón que no se me quita esto por la falta de movilidad y estar postrado en la cama, me molesta y duele en todo momento”, expresó José, rompiendo en llanto para pedir a la gente que: “se toquen el corazón, no puedo caminar y estoy desesperado”.

Para los hermanos Obregón Gómez, Dios se les ha manifestado en la presencia de un alma caritativa que los ha ayudado en la limpieza del pequeño hogar que rentan en una cuartería de la colonia Cerro Alto.

La señora Yaneth Vaughan Ordaz, se esmera por atender en medida de lo posible al paciente que se aferra a vivir, aunque para ello la donación de pañales, alimentos, y la asistencia económica, son temas fundamentales.

“Estamos pidiendo pañales y sábanas, no importa lo delgada que sea, también cremas y productos de higiene para limpiar el cuarto donde se encuentra”, apuntó la vecina, al agradecer a la arrendadora del espacio que se ha solidarizado para prestar el sitio a partir de ahora el tiempo que sea necesario de manera gratuita dispensando la renta.

Don Toño, realiza sus ventas en la esquina de Benito Juárez y Madero, de la colonia ya referida donde implora a la ciudadanía le apoyen con la compra de sus productos o bien con la colaboración en especie.

Visiblemente consternado por la situación que impera, aseguró que, desde hace tiempo, él y su hermano José viven solos, siendo ahora más que nunca cuando requieren de la mano amiga.

“Pido que me ayuden para poder comprar sus pañales a mi hermano, él está muy enfermo, por eso sigo vendiendo papaya, limón, piña en busca de solventar los gastos porque familia ya no tenemos”, expuso con la voz quebrantada por el llanto.

Citaron los hermanos Antonio y José, que nunca se casaron, por ello no procrearon familia. Ahora, al llegar la vejez, el panorama es incierto y la necesidad apremia.

En México, el 16% de los adultos mayores sufre de abandono y maltrato. De ellos, el 20% vive en soledad y olvidados, no sólo por el gobierno, también por sus familias, así lo señala Margarita Maass Moreno, integrante del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM.

Es por ello que, si usted gusta colaborar con la causa, lo puede hacer de manera personal en la esquina del campo Cerro Alto, allí, todas las mañanas se ve a don Toño ganándose la vida, o bien lo puede contactar en el número celular 922-22-7-26-13.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

contador de visitas para web